Cómo se calcula la tasa de adquisición en el e-commerce

Obtener la tasa de adquisición de un negocio online

Casi con total seguridad, podemos afirmar que uno de los indicadores más relevantes a medir en un e-commerce o tienda online es la tasa de adquisición. Para sobrevivir en un entorno empresarial cada vez más competitivo y en el que es más complicado sobresalir y destacar sobre el resto de empresas, la analítica para e-commerce supone un elemento básico para llegar o, al menos intentar, al asentamiento de unas buenas bases para nuestra compañía.

¿Cómo se obtiene la tasa de adquisición en la tienda online?

El sector del comercio electrónico se hace cada vez más complicado: numerosas empresas, alta competitividad, clientes más exigentes e, incluso, tener en cuenta y mejorar en aspectos tan importantes tales como los plazos de entrega y los gastos de envío.

Para intentar hacer tu e-commerce más rentable y óptimo, debes ir más allá y esforzarte por mejorar día a día a través de los datos y toda la información que éste te facilita. Uno de los KPIs que debes tener en consideración, sin duda, es el coste o tasa de adquisición en tu tienda online o ratio coste de adquisición.

El coste de adquisición es uno de los KPI para ecommerce más importantes, y te indica cuánta inversión económica necesitas para que que un consumidor se convierta en tu cliente y adquiera tu producto o servicio.

Sabes que éste se trata de un indicador clave muy importante; sin embargo, ¿sabes cómo se obtiene la tasa de adquisición en la tienda online? Su cálculo es realmente sencillo. Tan solo debes dividir el total de acciones que realizan los clientes de la tienda online (ya sea una compra, una reserva, una descarga o una simple suscripción), entre el número total de visitantes que ha tenido el e-commerce durante un determinado periodo de tiempo. Igualmente, es fundamental que tengas muy presentes los costes de todas las acciones que has activado para lograr todas esas visitantes en tu tienda online, es decir, todo el dinero invertido en publicidad y marketing y que ha ayudado a incrementar los ratios de conversión de los visitantes.

Obviamente, tu objetivo principal pasará por incrementar esta tasa de adquisición en la tienda online al máximo. Lógicamente, cuando estás comenzando, el coste de adquisición será mayor, puesto que los esfuerzos y la inversión económica que debes realizar es mayor, básicamente porque debes darte a conocer y lograr que los consumidores confíen en ti y te vean como una marca confiable, de calidad, de referencia y, sobre todo, que cubras sus necesidades. Así, debes ir adaptando tus estrategias según el mercado vaya reaccionando a las mismas, y reduciendo este coste de adquisición para que, de esta manera, los márgenes de beneficios sean más altos con cada uno de esos clientes y que, a su vez, el porcentaje de clientes finales sea mucho mayor (hoy por hoy, la media está en tener una tasa de conversión entre el 1 y el 3%).

Te recomendamos que tengas muy presente en la analítica de tu e-commerce este KPI, porque te ayudará a comprender cuánto te cuesta de media atraer a cada uno de los clientes que consigues durante un determinado período de tiempo y cómo esa inversión se traduce en una acción en tu tienda online. Realiza un análisis constante para poder reaccionar ante cualquier desviación, de manera inmediata y aprovechando cada oportunidad que el mercado te brinda y que sólo la analítica para e-commerce y la constancia te van a permitir.

En definitiva, lo más importante para mejorar la tasa de conversión es realizar un análisis exhaustivo de todas las conversiones, definiendo unos objetivos claros y un embudo de conversión que te permita tener de manera muy gráfica todo el proceso: desde que el cliente visita tu e-commerce hasta que finalmente compra.