¿Qué es el ratio coste de adquisición?

Coste de adquisición de un e-commerce

¿Cuántas veces habrás oído decir que es mucho más costoso conseguir nuevos clientes que mantener y retener a los que ya tienes? Y no le falta razón. Ya sea en el negocio online como offline, conseguir nuevos clientes es una ardua tarea que requiere de mucha paciencia, seguimiento y, sobretodo, recursos. De ahí que la analítica para e-commerce sea tan relevante, puesto que vivimos en un entorno tan globalizado, donde somos capaces de llegar a tantas partes del mundo, que necesitamos realizar un seguimiento y control de los clientes reales y potenciales que tenemos, así como cuán rentables son las campañas y métodos que llevamos a cabo para darnos a conocer.

Así, uno de los KPI para e-commerce más relevantes es el del coste de adquisición de los clientes. Descubre qué es el ratio coste de adquisición y cómo optimizarlo.

Para qué sirve la tasa de adquisición en el e-commerce

La adquisición de los clientes, tanto si es para un e-commerce como para una tienda física, se trata de una tarea y compleja, como comentábamos en líneas anteriores. El coste o tasa de adquisiciónen el e-commerce lo podríamos definir como un KPI que nos indica cuánto nos cuesta conseguir y generar un cliente en nuestra tienda online. Y esto, como es lógico, incluye todo el esfuerzo de marketing que hagamos previamente (ya sean, campañas de publicidad en adwords, redes sociales, etc.).

La tasa de adquisición en el e-commerce es un KPI que  nos ayuda a determinar cuánto nos cuesta conseguir a cada uno de los clientes que conseguimos.

El coste de adquisición es muy importante tenerlo en cuenta a la hora de realizar la analítica para e-commerce, pues es lo que nos va a avisar sobre cuán caro o barato nos sale conseguir a todos y cada uno de nuestros clientes. Algunos de los elementos que podríamos incluir y tasar como coste de adquisición serían:

  • Descuentos que apliques para conseguir cerrar la venta.
  • Costes de atención al cliente (vía telefónica, email, presencial).
  • Costes de planificación y ejecución de acciones de marketing para el e-commerce.
  • Horas de trabajo gestionando dichas campañas de marketing.
  • Costes de material gráfico y multimedia empleado para captar la atención de tu público.

Ésta, lógicamente, no se trata de una lista excluyente. Pero con ella puedes hacerte una idea de todos los elementos que podrías contabilizar como coste de adquisición de tus clientes y que, posiblemente, estabas pasando por alto.

Por tanto, si de contabilizar inversiones económicas en nuestro e-commerce se trata, meteremos en el saco la tasa de adquisición. Este KPI o indicador clave nos dirá con exactitud cuánto dinero hemos necesitado invertir para conseguir que un consumidor potencial se convierta en una conversión final, es decir, en un cliente, mediante la adquisición y compra de un producto o servicio nuestro.

La tasa de adquisición en el e-commerce se trata de una métrica eficaz para valorar cuánto nos podemos gastar en captación de clientes. No vale el decir de invertir 700€ al mes en publicidad, a lo loco, y sin pensar y definir una estrategia que nos permita, en primer lugar, llegar a nuestro público objetivo; en segundo lugar, seleccionando los canales de venta adecuados; y, en tercer lugar, realizándolo de una manera lo más rentable y eficaz posible, aparte de optimizando al máximo los recursos empleados.

Te recomendamos realizar una analítica para e-commerce constante, que te permita detectar a tiempo cualquier error, desviación o hecho destacable, pudiendo de esta manera reaccionar a tiempo y flexibilizar los procesos y la toma de decisiones, la cual será mucho más rápida y rentable.