Cómo almacenar los productos del e-commerce

Cómo almacenar productos del e-commerce

El almacenaje y distribución de los productos es una de las tareas incluidas dentro de la logística de almacenamiento. Además en el caso de los e-commerce es imprescindible contar con un almacenaje de productos adecuado. Para de esta forma facilitar y agilizar los procesos de preparación de pedidos.

Además de facilitar la localización de los productos para los pedidos. El almacenaje de productos también tiene optimizar los procesos de recepción de stock. Tanto para nuevos productos, como para las reposiciones.

Para lograr un correcto almacenaje de productos en los e-commerce que cuentan con stock propio, es recomendable seguir una serie de indicaciones. Hoy te contamos como se puede conseguir la optimización del almacén. En una tienda online que venda productos físicos.

Lograr un correcto almacenaje de productos en e-commerce con stock propio

Estas son las indicaciones para conseguir un almacenaje adecuado de los productos en los e-commerce que tienen su propio stock.

Necesidades de espacio

El almacén del e-commerce necesitará aumentar su espacio paulatinamente. De acuerdo al crecimiento de la tienda online. Por eso en primer lugar, tenemos que conocer la capacidad de almacenamiento que tiene el espacio destinado por el e-commerce al almacén. Otro dato relevante en cuanto al espacio de almacenamiento es el porcentaje de ocupación. Esta cifra nos permite hacernos una idea de la capacidad de recepción de producto que tiene el almacén en un determinado momento.

Distribución del espacio del almacén

Cuando se plantea la distribución del espacio en el almacén del e-commerce, hay que tener en cuenta las tareas que se realizaran en él. Lo más recomendable es delimitar un zona del almacén para cada tarea. El almacén del e-commerce necesitará como es lógico, un espacio para la entrada de productos al almacén y una zona para la preparación de pedidos. Además hay que destinar un área del almacén para guardar los materiales de embalaje necesarios para la preparación de pedidos. Otra para las devoluciones del e-commerce. También es necesaria una zona para almacenar los pedidos realizados hasta su salida del e-commerce. Así como un espacio para la carga y descarga de las empresas de logística.

Además a la hora de distribuir el espacio del almacén, el e-commerce tiene que tener en cuenta el tipo de producto que va a guardar en el. Así como, las necesidades especiales que pueda requerir el producto. No solo en cuanto al almacenaje, sino también en relación a su conservación. Ya que no es lo mismo almacenar productos paletizados que unidades listas para la venta en cestas.

Entrada de productos al almacén

Es recomendable que el e-commerce diferencie la entrada producto nuevo del de reposición. En los productos nuevos el e-commerce tiene que realizar la ficha de producto, calcular el precio de venta al público y asignar un ubicación en el almacén. En cambio en los productos de reposición las tareas administrativas suelen limitarse a la actualización de stock. Por lo que es interesante poder recepcionar los dos tipos de mercancía de forma separada en la logística del e-commerce.

Salida de productos y picking en el almacén

Una de las procesos más específicos del almacenaje del e-commerce es el de preparación de pedidos. También conocido como picking. En este sentido la tienda online tiene que lograr, optimizar al máximo los recorridos realizados en el almacén durante el proceso de picking.