Cómo hacer un plan de viabilidad para un comercio electrónico

Plan de viabilidad para tiendas online

Son muchas las personas que se lanzan a la aventura del comercio electrónico sin siquiera hacer un mínimo estudio de mercado, a través del cual medir la competencia, el mercado e, incluso, la viabilidad económica del mismo.

Es importante que sepas cómo hacer un plan de viabilidad para un comercio electrónico, para que actúes con mayor conocimiento y adelantándote a cualquier problema o imprevisto que pueda surgir. Además, se trata de una fórmula básica para asentar bien los cimientos de tu negocio y llegar al éxito de manera segura cuando creas un negocio online.

Estudio de viabilidad para un comercio electrónico

Un plan de viabilidad de un negocio online se trata de un estudio o análisis que sirve para determinar si un proyecto es o no factible. De esta manera, podemos hacernos una idea de lo viable que puede ser, antes de invertir recursos reales (tiempo, dinero y trabajo) y arriesgar absolutamente todo sin tener nada claro.

El plan de viabilidad de un negocio online se usa a modo de orientación, para determinar si un comercio electrónico sería rentable, cuáles son los principales riesgos a los que te enfrentarás y un modo de evaluar cualquier elemento que pueda afectar a la marcha del e-commerce.

Sin más dilación, te contamos cómo hacer un plan de viabilidad para un comercio electrónico:

1. Resumen ejecutivo

El primer elemento que debes tener en cuenta al realizar tu plan de viabilidad para el negocio online es realizar un resumen del contenido de dicho plan de viabilidad. Se trata de hacer una breve descripción de lo que vamos a tratar, que sirva como introducción y nos ayude a entender lo que vendrá a continuación. Deberás destacar los puntos clave del plan de viabilidad, es decir, aquello que consideras importante y fundamental de cara al desarrollo de tu proyecto. Es muy parecido al plan de negocio, pero este plan es más específico.

2. Descripción de productos y/o servicios

En este punto debes realizar una descripción detallada del catálogo de productos y/o servicios que tienes en mente poner a la venta en tu e-commerce o comercio electrónico. Sobre todo, tienes que destacar las ventajas de tus productos, qué necesidades van a cubrir, cuál será la propuesta de valor, etc.

3. Tecnología

Es fundamental tenerla en consideración en tu plan de viabilidad de comercio electrónico. La implantación de éste requiere la instalación e integración de softwares, con todo lo que ello conlleva: licencias, instalaciones, compatibilidades, mantenimiento, arquitectura de servidores, etc.

Como emprendedores y personas de negocio, es algo que se nos puede escapar; pero que no se puede dejar de lado si tu proyecto es un comercio electrónico.

4. Características del mercado

En este punto del plan de viabilidad de comercio electrónico realizarás un análisis del mercado general en el que competirá y operará tu e-commerce. Hay que detectar los diferentes targets del público, los competidores, el modo de distribuir los productos, etc.

Te recomendamos realizar un estudio de mercado a través del modelo de negocio online Canvas (BMC), para tener en cuenta todos los elementos que, de manera más directa o no, influirán en el desarrollo de tu proyecto.

5. Estrategia de marketing

En el plan de viabilidad de comercio electrónico es fundamental que también recojas el plan de marketing para e-commerce que implantarás, es decir, el modo en que vas a dar a conocer tus productos a través de Internet, los canales de comunicación que emplearás (selección de redes sociales, newsletter, comunicación offline…). Se trata, en definitiva, de diseñar un plan de marketing digital detallado y que te ayude a promocionar y dar a conocer tus productos.

6. Proyecciones financieras

Quizá, una de las partes más complejas e importantes de tu plan de viabilidad de negocio online. Incluye una relación de los ingresos esperados frente a los costes que el proyecto generará. Realiza comparativas de los resultados reales frente a las previsiones y trata de ir cumpliendo tus objetivos financieros, evitándote desviar de las previsiones.